miércoles, 22 de enero de 2014

Tengo una galaxia adentro mío.
Cada vez que se complace con alguna delicia, se estira hasta cada punta de mis extremidades y me hace cosquillas
Aveces tanto que casi lloro
Aveces tanto, que quiero retorcerme de dolor.
Aveces, pero no siempre, claro, las cosquillas bajan por mis piernas y brazos y se centran en un espacio tan específico que pienso que un agujero negro se va a tragar todo.




No hay comentarios: